Entrevista a Antonio Pujadó

Hubo un momento en que pareció que se iba a comer el mundo. Pero Cecauto se hundió con estrépito en Francia y todos sus sueños de grandeza se desvanecieron. Y acusó el golpe. Además, la vida se lo ponía también difícil en lo personal: se divorció y le diagnosticaron un cáncer de colon.

cecauto-2009  Muy afectado anímicamente, quiso vender su parte de la compañía, pero no llegaba una oferta convincente. Hasta que decidió que ya no la vendía. Recuperó la energía, consiguió quien le financiara para ir a una ampliación de capital y tomar el control y se puso otra vez a tirar del carro. También la parte personal le dio tregua: superó la enfermedad y ha rehecho su vida con una nueva pareja, con la que ha tenido reicentemente un hijo. Y dicen que ahora es otro, más realista, más maduro, más sensato. Un nuevo Antonio Pujadó.

“Si Cecauto hubiera desaparecido se tendría que haber inventado otro. Cuando una persona crea algo y se siente responsable de ello, cuando falla el equipo, con uno al frente como máximo responsable, y todo se viene abajo, te sientes culpable y te hundes anímicamente. Y eso fue lo que me pasó”.

Estuve viendo a Jiménez Maña (distribuidor AD con central en Sevilla), que pienso que tiene un desarrollo fantástico, además propio –incluso le pedí que si me lo quería vender-. Un ejemplo desde el punto de vista logístico, de control logístico. Realmente me quedé impresionado. Y hay que decirlo. Yo creo que en España es lo mejor que hay, y lo que tenemos que hacer es acercarnos a quienes lo hacen tan bien.” Antonio Pujadó.


pdfcecauto-2009